Serenos cerraron Gálvez con Pardo:

1-1-aaa

Caos total. Desorden inaudito. Antes del medio día empezaron a transitar por las céntricas calles de Chimbote el tránsito pesado que venía de norte a sur, lo que originó el caos y el desorden que provocaron que los cables eléctricos de las diferentes calles empiecen a ser maltratados por los enormes vehículos que aparecieron en las calles chimbotanas.

La apacible avenida Francisco Bolognesi se volvió de pronto una panamericana norte y el centro financiero de la ciudad soporto por un lapso de dos horas o más,  el paso del tránsito pesado por sus arterias ante la sorpresa de todos e incluso del personal policial que no podía hacer absolutamente nada.

Ocurre que con el inicio de los trabajos en diferentes calles aledañas a Alfonso Ugarte como ocurrió en Ladislao Espinar, obligaron al serenazgo a cerrar la avenida José Gálvez, pero eso ocurrió en horas de la mañana y casi a medio día cuando ya había de por medio el desfile por los 111 años de la ciudad apareció el tránsito pesado por la avenida Bolognesi.

Un efectivo policial manifestó a este Diario que en el ovalo de ingreso norte a la ciudad, frente al Paul Harris los serenos de la municipalidad provincial empezaron a desviar el tránsito por la avenida Industrial y como no hay ningún tipo de señalización estos se fueron hasta el malecón y de allí a la avenida Bolognesi.

Las imágenes que aquí mostramos son más que evidentes y nos obvian palabras ante el desorden que se originó con la presencia del tránsito pesado en la avenida Bolognesi, con un policía primero y un sereno después con un palo de madera alzando un cable de luz eléctrica para que no choque con los traileres y luego en la misma esquina de los bancos Continental y Crédito una cuadrilla de emergencia de Hidrandina trataba de levantar los cables para los trailes y sus carretas no se los llevarán de encuentro.

La responsabilidad es total de la Municipalidad Provincial del Santa porque no tienen capacidad de organizar y establecer rutas alternas. Es más los trabajadores de las obras de Alfonso Ugarte solo están sentados y no hacen nada a las diez de la mañana mientras el tránsito pesado ya atravesaba la calles de la ciudad, sin que el gerente de la MPS se entere.