Editorial: ::: RESPONSABILIDAD COMPARTIDA :::

Editorial

El cuento aquel que nos entregaron los investigados del caso “La Centralita”, ese que decía que todo lo relacionado al bunker político no era más que una fábula o leyenda urbana, ha quedado poco a poco atrás y las pruebas se han impuesto finalmente para ir acreditando paulatinamente los hechos de corrupción promovidos por la denominada red criminal de Áncash.

En efecto, ya la justicia tiene en sus manos muchas pruebas relacionadas con el funcionamiento de la Centralita y con el pago de cuantiosas coimas, por ello es que en el curso de las próximas semanas el Ministerio Público ya debe estar evacuando su disposición fiscal mediante la cual formule una acusación y solicite al Juzgado penal nacional se inicie el juicio oral contra los involucrados.

Justamente, en las postrimerías de esta mega investigación se ha podido conocer que la Juez María de los Ángeles Álvarez Camacho, ha accedido al pedido del Fiscal Elmer Chirre con la finalidad que se comprenda como tercero civil responsable a la empresa brasileña Odebrecht a efectos de garantizar el pago de la reparación civil por los daños generados a consecuencia de los actos de corrupción.

Esto se ha podido conocer la semana pasada y obedece al nexo evidente que existe entre los empresarios y los ex funcionarios regionales, una alianza delincuencial que lo único que consiguió es ejecutar obras sobrevaloradas y en donde los diezmos han corrido en cuantiosas cantidades bajo la mesa.

Justamente, ese ha sido el fundamento acogido por la justicia para involucrar en este megaproceso a una empresa que tuvo el deshonroso papel de regar de corrupción el país, no solo en Áncash sino a nivel del ejecutivo y de los Municipios de otros lugares, como se advierte ahora esa mano negra en el municipio de Lima Metropolitana en los tiempos de la hasta entonces inmaculada y socialista ex alcaldesa Susana de la Puente.

De acuerdo a lo que se ha informado, se ha considerado que la empresa brasileña ha incurrido en actos de conversión para facilitar el lavado de activos en dos escenarios, uno relacionado con la escandalosa coima de la carretera Chacas San Luis y el otro con los pagos encubiertos a través de panillas doradas que se hicieron ex profeso para camuflar el pago de los sobornos.

En ambos casos la justicia considera que la empresa Odebrecht se prestó al delito al generar documentos ficticios para justificar el pago de las fuertes sumas de dinero que se exigieron para la adjudicación de la buena pro de una obra que superaba los 500 millones de soles.

Esta no fue otra que la carretera Chacas San Luis que fue incluida el año 2010 dentro de un paquete millonario que alcanzaba los 800 millones de soles y que fue la causa del aniquilamiento político que se concretó en esos años.

Esto es parte de la historia negra de Ancash, cuando César Álvarez manejaba el consejo regional a su antojo, cuando había incorporado a su gobierno hasta a los consejeros apristas que se hicieron millonarios en la zona de Pallasca con el manejo de obras deficientes y sobrevalorizadas.

En esos tiempos Álvarez Aguilar debería salir de la presidencia con licencia sin goce de haber para que pueda postular a la reelección, fue entonces que la débil oposición encabezada ya por Ezequiel Nolasco, que se había separado de “Cuenta Conmigo”, consiguió revertir ese acuerdo generando la ira del todopoderoso presidente en licencia.

Fue en ese interín que se concretó el primer atentado criminal en la vivienda de Ezequiel Nolasco, ocasión en la que lo hirieron de bala y mataron a su hijo político, y, pocos días antes quien había sido aniquilado fue el vice presidente regional Luis Sánchez Milla, según su familia quien se negara a firmar el millonario paquete de obras que finalmente se ejecutó extrañamente con una resolución que lleva su firma cuando siempre se negó a ello.

Todo ese enjambre de sicarios, muerte y política formó parte de este paquete millonario de obras que hoy cobra vida cuando se encuentra la pista del pago de la coima de la adjudicación de la obra principal como fue la carretera Chacas San Luis, cuando se detecta ese vínculo que estaba esquivo y que determina la vinculación de César Álvarez y su asesor Dirsse Valverde con la gigantesca empresa Odebrecht.

Esto ya está en manos de la Fiscalía, las pruebas determinan que inicialmente la empresa Brasileña intentó pagar la millonaria coima de la carretera a través de pagos en una planilla de una de sus empresas que tenía asignada la Obra Irssa Sur y en la que aparece como una suerte de asesor el hombre de confianza de César Álvarez.

Se trataba únicamente de una pantalla para justificar el egreso del dinero, empero, cuando advierten que con este sistema se tomarán demasiado tiempo para justificar el pago del diezmo, optaron por hacer una transferencia a una off shore y para ello Dirsse Valverde utilizó una de estas empresas de propiedad del padre de un amigo que tenía residencia en el Japón, con lo que pensaban que mientras más lejos esté mejor para ocultar fortunas mal habidas.

Sin embargo, las autoridades hallaron la pista, los colaboradores eficaces han puesto al descubierto la mafiosa ruta de este dinero y se han hallado los depósitos realizados hasta por 2 millones 400 mil dólares que correspondían a ese diezmo de la carretera Chacas San Luis, con lo cual se ha coronado un importante avance de la pesquisa.

Por ello es que el Juzgado ha admitido la incorporación de Odebrecht como tercero civil responsable en estos hechos, no existe corrupto sino hay una empresa o persona que corrompa, es un delito en el que existen dos actores y un agraviado que es el estado, por ende, es pertinente que se tomen todas las precauciones del caso para que se cautele por el resarcimiento que requiere la comisión de delitos tan graves como los comentados y en donde existe una responsabilidad compartida. La mafia le ha hecho un grave daño no solo a Áncash sino al país, es pertinente que las autoridades cautelen que aquellos cumplan con las reparaciones que se determinen.

Facebook Oficial

Facebook Oficial