COLAPSO PREVISIBLE

Editorial

La semana pasada los dirigentes de los gremios de agricultores llegaron hasta la zona de Cascajal en donde se ha registrado una quiebra del Canal principal de Chinecas, la misma que ha obligado a prolongar la suspensión del suministro de agua tanto para los regantes como para los consumidores del distrito de Nuevo Chimbote que mantienen una restricción del suministro desde el pasado lunes 13.

Los hombres de campo son los primeros en preocuparse de esta situación porque ya conocen de la desidia de los funcionarios del proyecto Chinecas y de otras autoridades locales, pues cuando se presentaron las emergencias derivadas de los desastres a causa del “Niño Costero” fueron ellos los que hicieron los trabajos provisionales que les permitieron reabrir los canales.

Este un antecedente que no se puede dejar de lado y no puede dejar de mencionarse en la medida que responde a una lacerante realidad que tiene su origen en la génesis burocrática de las entidades que manejan estos problemas, tanto Chinecas como el mismo Ministerio de Agricultura y el gobierno regional de Ancash que tienen directa competencia en la solución de esta problemática.

Todos deben recordar en Chimbote que las lluvias y los huaicos generados por el “Niño Costero” se llevaron varios metros de canales en diversos tramos, generando la inmediata suspensión del suministro de agua y dejando sin líquido elemento por varias semanas al distrito de Nuevo Chimbote como a los propios regantes de los Valles que se nutren de las aguas de regadío que discurren por sus canales.

El propio Gobierno que tenía participación en el auxilio de emergencia y que era monitoreado en nuestra región por la ex ministra Marisol Pérez Tello, se vio precisado a disponer de maquinaria con la finalidad de hallar una solución provisional a la entrega de agua para los pueblos del distrito de Nuevo Chimbote, empero, la rehabilitación de los canales se mantuvo paralizada de manera increíble.

El proyecto Chinecas no caminaba para adelante ni para atrás, el Gobierno regional no hizo nada para solucionar esta problemática, Chinecas estaba esperando que la empresa aseguradora se encargue de financiar estos trabajos cuando bien pudieron gestionar una partida que cubra los gastos con la condición de generar su posterior reembolso.

Nadie hacía nada y los días pasaban, por lo que los propios agricultores congregados en las juntas de Usuarios de Irchim  y de Santa decidieron tomar sus propias medidas y alquilaron maquinaria pesada así como pagaron a maquinistas para que retiren la gran cantidad de lodo de los canales y se colocaron paredes provisionales construidas en base a sacos de arena, una solución provisional que lo que buscaba era proveer de agua a las áreas de cultivo con la finalidad de no perder toda su cosecha, pues una parte ya se había destruido.

Sin embargo, como su nombre mismo lo indicaba, era una solución provisional, se trataba de capear la emergencia y que la reconstrucción  de  esos tramos dañados o de aquellos que quedaron diezmados por la fuerte presión de los huaicos, puedan ser reparados de manera paciente por las entidades competentes, en este caso por Chinecas a través de la ejecución de la póliza de seguros.

Sin embargo, han transcurrido nueve meses de acaecidos estos incidentes y hasta la fecha no solo no se concluyen los trabajos de rehabilitación sino que han dejado que aquellos tramos que quedaron debilitados se quiebren y generan, a estas alturas, una nueva e increíble emergencia.

Esto ha ocurrido a la altura de la Progresiva 22+615, a la salida del túnel 13, ubicado entre el anexo de San Juan y Pampa de Progreso, la madrugada del pasado lunes 13 de este mes, curiosamente cuando el canal principal había sido cerrado para mantenimiento, sin embargo, en el lugar señalado han sido 80 metros de las paredes del canal los que han colapsado y han cerrado virtualmente el conducto de agua, impidiendo que el líquido elemento llegue a las zonas de regadío así como a las plantas de Sedachimbote.

Lo más grave es que la empresa contratada por las aseguradoras para rehabilitar los canales no solo no muestra avances significativos de la labor que le corresponde realizar para la rehabilitación de los sectores dañados, sino que el tramo colapsado no se encuentra en el presupuesto elaborado por las aseguradoras, lo que en los papeles indicarían que ellos no podrán abocarse a una solución de la nueva quiebra.

Los agricultores han advertido que no existe mucha diligencia por parte de los responsables de la administración de estos canales, ponen en evidencia la misma indolencia mostrada los primeros meses del año y ello lo único que consigue es exponer a una posible pérdida de las cosechar a los agricultores de los valles de Santa, Lacramarca y Nepeña que son los que toman estas aguas para sus cultivos.

Por ello es que han demandado, una vez más, que les permitan participar en la solución de esta problemática a efectos de hacerla más diligente, por lo menos que se haga algún canal provisional con la finalidad de trasvasar el agua y pueda llegar no solo a Sedachimbote sino a las parcelas de los agricultores.

Es que los agricultores no han nacido ayer, ellos con conscientes que la prioridad de las autoridades es la necesidad de las poblaciones del cono sur, por ello es que cuando han informado sobre esta desgracia han adelantado que se hacen trabajos de urgencia para habilitar el suministro de agua cruda del río lacramarca con la finalidad que Seda-chimbote le otorgue del trabamiento correspondiente y salve el suministro restringido a las poblaciones del sur mientras se rehabilita la nueva quiebra en el canal principal. 

Y es que entienden que superado este impase los representantes de Chinecas no tendrán por qué apurarse para salvar esta quiebra que si afecta directamente los intereses de los hombres de campo, saben que si ellos no reaccionan exigiendo trabajos sustentados hasta con sus propios recursos, las entidades burocráticas no lo harán.

Es realmente lamentable lo que ocurre en nuestra ciudad, hace ya varios meses que la ex Ministra de Justicia Marisol Pérez Tello advirtió que el gobierno se vería precisado a retomar la administración de Chinecas si seguía mostrando esa misma ineficiencia en su manejo cuando advirtió que no fueron capaces de solucionar los daños en el canal principal. Han pasado otros cuatro meses más de aquello y las cosas siguen igual, no han concluido de rehabilitar los tramos dañados y ya existe otro más. Este colapso era previsible pero los responsables de evitar nuevos daños no hicieron absolutamente nada.

Facebook Oficial

Facebook Oficial