Editorial: ::: LA NUEVA PESTE :::

Editorial

Los grandes males que han atacado a la humanidad han dejado una secuela increíble de muertes y ha obligado a la ciencia médica a trabajar denodadamente en la búsqueda de fórmulas científicas, en otras palabras el antídoto que las detenga.

Lo que en siglos pasados representó la viruela, la peste bubónica, la tuberculosis en los actuales momentos padecemos otros males como el Sida, la agripe aviar o el cólera, son enfermedades que han surgido para eliminar a miles de personas, para sorprender a los médicos con la mutación de las bacterias y la resistencia que fueron haciendo a los medicamentos.

Hoy seguimos padeciendo la secuela de muchos de esos males aun cuando con el transcurrir de los años surgen algunas medicinas que los aplacan como en el caso del Sida que ya es posible controlarlo por intermedio de retrovirales o el cáncer que es posible vencerlo siempre y cuando se tenga un diagnostico prematuro.

Sin embargo, en el curso de los últimos años ha comenzado a incrementarse un mal que poco a poco viene convirtiéndose en causa de muerte de muchas personas, por lo menos como consecuencia de las complicaciones que genera a un organismo que, por ejemplo, encuentra debilitado o que tiene un cuadro clínico delicado.

Nos estamos refiriendo a la Diabetes, una enfermedad que se presentaba como aparentemente dócil hasta hace unos años y frente a la cual los médicos solo recomendaban un tratamiento para evitar males mayores, empero, todo indica que cada año que pasa se está convirtiendo en incontrolable.

La semana pasada, se ha celebrado en todo el, mundo el “Día Mundial de Lucha contra la Diabetes” y con esa ocasión los nosocomios y entidades del sector salud han desarrollado las conocidas campañas de despistaje y de charlas dirigidas a los potenciales pacientes a efectos de prevenir la enfermedad.

Ello porque la Diabetes es el incremento de los niveles de azúcar en la sangre, una peligrosa situación que puede complicar muchos órganos de nuestro organismo en caso no puede mantenerse en determinado nivel y ello solo puede conseguirse bajo un tratamiento estricto que tiene que ser respetado por el paciente.

Sin embargo, este tratamiento generalmente falla en la medida que el principal ingrediente de los mismos es la dieta alimenticia, el control de la ingesta de alimentos cargados de grasas y azúcares para los efectos de contrapesar las deficiencias del organismo que no consigue controlar el ingreso de azúcar a la sangre.

Esto se produce por deficiencias en el páncreas, cuando una persona sufre deficiencias en este órgano es un potencial candidato a la diabetes y tiene que cuidarse para no perjudicar otros órganos como la vista, los riñones, los pies y hasta los músculos.

Justamente, en esta oportunidad se ha recalcado una vez más que las causas de la diabetes no solo son hereditarias sino que tienen que ver con los hábitos alimenticios y el comportamiento de las personas, no solo la ingesta de productos perniciosos puede generar la diabetes sino la vida sedentaria, la falta de ejercicio y la dejadez de las personas.

Esto lo han explicado hasta el hartazgo los endocrinólogos la semana pasada con ocasión del Día Mundial de Lucha contra la Diabetes, ocasión en la que han señalado que solo en uno de los nosocomios de Chimbote, es decir, en el hospital Regional, el número de pacientes que se han registrado en lo que va del año (hasta el mes de octubre) llega a 901, una cifra que es casi similar a la que se registró todo el año pasado, lo que quiere decir que el mal va en aumento en nuestra ciudad y es preciso que no solo se deje a los médicos la responsabilidad de neutralizarlo, hay de por medio una responsabilidad de la ciudadanía para impedir que este mal avance y se convierta en la nueva peste que ataque a los pobladores y los vaya matando se manera paulatina.

Los informes emitidos por los medios de comunicación son elocuentes, la mayoría de la población cuenta con problemas de obesidad, por lo tanto, son candidatos a padecer la diabetes y sufrir las consecuencias que deja este mal, por ende, está en manos de la propia población la posibilidad de atenuar estos efectos y de contrarrestarla. No existe por el momento otra manera de desterrar la diabetes, mientras la ciencia médica no consiga nada para impedirla la pelota de la prevención está en la cancha de todos nosotros.

OPORTUNA ACCIÓN

Las autoridades del sector salud del Municipio Provincial del Santa y de la red de salud norte han iniciado las acciones de prevención contra las enfermedades del dengue, sika y chukinguya que son propias de las temporadas de verano que ya se avecinan.

Por ello es que han realizado las primeras inspecciones en los asentamientos humanos de la periferie con la finalidad de sensibilizar a las amas de casa a efectos de cuidar que no se fomenten los focos infecciosos en donde se asienta el vector de estas enfermedades.

Justamente, estos asentamientos son los lugares en donde encuentra el vector las condiciones propicias en la medida que por carecer de suministro de agua deben almacenarla en depósitos que se convierten en criaderos de los insectos que transmiten estos males.

Por ello las autoridades deben persuadir a esta gente que si bien ellos deben almacenar su agua lo que tienen que hacer es permitir la abatización, es decir, la colocación de las pastillas que eliminan las larvas y que no son nocivas al organismo.

De esta manera se evitará que el dengue o el Zika aparezcan nuevamente, más aun cuando los insectos proliferan en las temporadas de verano cuando la temperatura ambiental crece de manera desmesurada.

Es importante que las autoridades hayan iniciado con la debida antelación esta campaña pues es importante que las familias se convenzan que deben dejar actuar a los inspectores y, esencialmente, deben seguir las orientaciones que les hacen llegar para impedir que prolifere este mal. Solo con la prevención se conseguirá mejores resultados.

Facebook Oficial

Facebook Oficial