Editorial: ::: EL CUENTO DE LA CALETA :::

Editorial

La reconstrucción total del hospital La Caleta ha sido la bandera electoral de muchas autoridades, sin embargo, el proyecto sigue tan postergado como hace diez años atrás, cuando el ex presidente regional César Álvarez Aguilar ofreció de manera falaz ejecutar este proyecto y hasta mostró una maqueta de la forma como quedaría el flamante nosocomio.

Desde entonces el tema ha sido manoseado hasta el hartazgo, no solo en lo que se refiere al aspecto de su ubicación, sino al ente ejecutor que ha dejado de ser ya el gobierno regional para que pase a manos del Ministerio de Salud.

Justamente, el tema de la ubicación del nosocomio ha sido uno de los principales obstá-culos para que este proyecto encuentre la senda de su esperada ejecución pues se perdió demasiado tiempo en la gestión del ex presidente regional César Álvarez en la medida que este insistía que debería ejecutarse en el mismo lugar donde se ubica, en La Caleta.

Ello a pesar que las normas legales eran claras y contundentes en relación a la ubicación de centros asistenciales alejados del mar para evitar los efectos que dejaría un tsunami, empero, el ex gobernante insistió en la ubicación y por ello el proyecto fue postergado hasta el año 2014, cuando fue defenestrado del cargo.

Sin embargo, desde entonces el proyecto tampoco ha podido avanzar mucho, luego se presentó la polémica por la nueva ubicación, a la propuesta inicial que fue aprobada por el Ministerio de Salud para que el nuevo hospital se ubique en el P,J, Dos de Mayo, se sumaron otras como el terreno del Coliseo Paul Harris, el estadio Manuel Gómez Arellano y el llamado local del IPD en Los Pinos, frente a Siderperú, empero, finalmente se concluyó que Dos de Mayo era la mejor alternativa.

Incluso, en este interín la alcaldesa provincial Victoria Espinoza se mostró dispuesta a que con presupuestos de la comuna se adquiera el terreno con cargo a que el Ministerio de Salud le transfiera a su favor el predio que dejará el nosocomio en La Caleta, sin embargo, esta propuesta se dejaría de lado cuando el Ministerio de Salud propuso al Gobierno regional, ya con nuevas autoridades, llevar adelante este proyecto vía un convenio.

He allí la otra razón para el proyecto no avance, pues el bendito convenio quedó encarpetado en el escritorio de un asesor, tal como lo admitió hace algunas semanas el gerente regional y por ello hasta el momento no se cuenta con el documento que puede retomar el rumbo de la nueva y moderna infraestructura para el denominado “hospital de los pobres”,

Sin embargo, desde entones todas las autoridades decían que el proyecto estaba encaminado, que solo era cuestión de suscribir el convenio y comenzar con la fase de pre inversión, nos pintaron pajaritos y hasta adelantaron posibles fechas de licitación, inicio de obras y culminación del proyecto.

Empero, el último domingo se encendieron las alertas cuando el ex congresista de la república, Freddy Ghilardi Álvarez, alertó que la posibilidad que se ejecute el proyecto el año próximo era remota en la medida que el proyecto del presupuesto del sector salud para el nuevo ejercicio no incluye partida alguna para el nuevo hospital La Caleta.

Esta aseveración ha sido confirmada por el teniente alcalde Julio Cortés Rojas, quien manifestó que no podía existir una partida presupuestal en la medida que aún no existe expediente técnico y mientras no se cuente con los estudios de pre inversión no podrá contar con presupuesto, por ello calificó como remota la posibilidad que se asigne una partida para el año próximo como muchos pensaban.

En tal sentido, ha sido el congresista Carlos Domínguez Herrera quien ha precisado que las razones por las cuales el proyecto de La Cañeta, como aquel del hospital de Huaraz, no son incluido en el presupuesto del sector salud obedece a omisiones en las que incurren funcionarios del gobierno regional de Ancash que deben habilitar las herramientas legales que requiere el sector para poder viabilizar las medidas pertinentes.

En el caso del hospital de Huaraz se trata de una adenda que se requiere para completar su expediente y en el caso del hospital la Caleta se necesita el convenio con el MINSA y el acuerdo del consejo regional que lo apruebe, solo de esta manera se podrá considerar una partida para que se invierta en los estudios técnicos pertinentes, fase previa a la licitación pública que permita seleccionar a la empresa que ejecutará los trabajos.

Este es el mismo rollo que nos reveló en Chimbote la ex ministra de Salud Patricia García Funegra, es la misma razón que ha entrampado el proyecto y que, como muchos deben recordar, se acordó realizar una reunión técnica de trabajo en el MINSA a efectos que los funcionarios de la Región puedan superar los inconvenientes que tienen para concluir el expediente técnico.

Y es que la poderosa razón para que la Región no habilite el convenio es la relacionada con la existencia de un estudio de pre inversión que se remonta a la época de César Álvarez, pues señalan que de suscribirse el convenio con el MINSA se tendrá que hacerse otros estudios y ellos llevaría dos años más, mientras que si se actualizan los estudios que ya existen para que los elaboren en función de su nueva ubicación en el P.J. Dos de Mayo ello solo tomaría unos seis meses.

Los funcionarios del gobierno regional consideran que esta segunda alternativa es la que favorece al proyecto del hospital pero la ex ministra de salud no estaba de acuerdo, de allí que lo que debe estar haciendo ya el gobernador regional Luis Gamarra es coordinar con el nuevo Ministro de Salud Fernando D’Alessio para que lo persuada a que se actualicen los estudios y se retome el proyecto de La Caleta.

Lo que se quiere es que este proyecto avance, que no se mantenga en el mismo estado en el que se encuentra ya desde hace casi un año, la burocracia enrieda todo y tal parece que también lo ha hecho con el proyecto de La Caleta. Estamos a solo dos meses de concluir el año y no es posible que la remodelación de La Caleta no cuente ni siquiera con presupuesto para la fase de pre inversión el año próximo. A este paso seguiremos comiéndonos el cuento de la Caleta, ese que nos leen los políticos cada cuatro años que hay procesos electorales y que nos dicen que ejecutarán este hospital. No hay peor mentira que esa, la carencia de presupuesto para el año próximo lo dice todo.

Facebook Oficial

Facebook Oficial