ACTUALIDAD Y POLITICA….ACTUALIDAD Y POLITICA

Política

EMERGENCIA

El balance del estado de emergencia en nuestra provincia en menos de una semana de vigencia es bastante positivo. El accionar policial se torna más eficiente en la medida que existe mayor campo de acción para los efectivos, pueden detener a una persona sospechosa para investigar sus antecedentes o requisitorias sin necesidad que tenga que tramitar una orden judicial y también pueden incursionar a inmuebles en busca de efectos del delito. En este sentido, la Policía conoce una serie de lugares en donde se comercializa con droga y hasta donde se ocultan los delincuentes, por lo tanto debería afianzar mucho más la búsqueda de los maleantes como lo ha hecho hasta ahora. Sin embargo, hay quienes nos preguntaban en el correo electrónico ¿Por qué no aprovecha la Policía esta emergencia para capturar a los prófugos ex alcaldes, ex consejeros y hasta los involucrados a la Centralita? Se respondía el lector señalando que recuerda las declaraciones del General Juan Gálvez Escalante en el sentido que necesitaban esperar las órdenes judiciales de allanamiento para buscar a los requisitoriados en viviendas en las cuales sospechaban que se estaban ocultando, pero para que ellas se expidan deberían cumplirse una serie de requisitos. “Pues bien, ahora ya no necesita esas órdenes judiciales, así que los Policías deben proceder porque si mal no recordamos muchos de los detenidos han sido hallados en sus domicilios o cerca de ellos”, decía el arduo lector. Y, la verdad es que no le falta razón, es necesario aprovechar las condiciones de la seguridad ciudadana y el marco legal que deja esta declaratoria de emergencia para afianzar la captura de los que aun están viviendo a salta de mata y se burlan de la justicia para esconderse hasta que salga alguna medida judicial en su favor. Esperemos que el general Gálvez y su gente no solo detenga a escaperos y microcomercializadores sino que en esta ofensiva pueda chapar algún pez gordo.

MALTRATO

La escaramuza registrada en el hospital Regional “Eleazar Guzmán Barrón”, a propósito del ingreso del ex director Marcos Domínguez Aguilar ante la férrea oposición de los servidores de este nosocomio nos hizo recordar a los bochornosos incidentes registrados en la Municipalidad Provincial del Santa hace unos 10 ó 12 años atrás. Nos llevó la memoria a aquella vergonzosa disputa por el sillón de la alcaldía entre el alcalde Estuardo Díaz Delgado y los regidores de su propia bancada y de la oposición que lo querían fuera. El Jurado Nacional de Elecciones había decretado la suspensión de Díaz Delgado pero éste se negó a dejar el despacho de alcaldía, allí estuvieron discutiendo gran parte del día y al promediar la tarde los regidores decidieron sacarlo en vilo. Un Alcalde desparramado en el piso, con las prendas afuera y totalmente abochornado mostró las imágenes que pasearon por todo el mundo. En el hospital Regional ocurrió lo mismo, perdieron respeto por la investidura del Director pero lo más triste es el maltrato para un profesional de la medicina por parte de un Gobernador Regional que lo utilizó como una zapatilla, lo nombró en el cargo y lejos de hacer lo posible para que se instale le dice a los médicos que lo habían engañado y lo cambia a solo tres o cuatro días de nombrarlo. Estas muestras de desequilibrio son preocupantes en el gobierno regional.

REPRESALIA

El gobernador regional Waldo Ríos Salcedo no podía terminar el año tranquilo, no podía dejar que sus opositores lo sigan cuestionando y por ello dispuso la suspensión de los tres antiguos servidores del gobierno regional que forman parte del comité cívico anticorrupción de Huaraz que es el que convoca las marchas y manifestaciones contra su gestión, los dirigentes Víctor Valdivia Castillo, Carlos Guisbert Velásquez y Carlos Paredes Aranda se encontraron ayer con una resolución que los suspendía de los cargos que ocupaban hasta que concluya el proceso administrativo que se les ha iniciado. Lo curioso es que hasta la fecha no les notifican el proceso administrativo, empero, han sido ellos lo que fueron objeto de permanente hostilizaciones en sus puestos de trabajo, al extremo de dejarlos sin escritorios y hasta sin sillas en donde sentarse, han debido trabajar parados. Si esto no es una represalia entonces estamos en un mundo de cabeza, nos imaginamos que los jueces, a los cuales recurrirán los dirigentes, sabrán poner coto a esta situación lo más pronto posible. Otra waldanada más.

Facebook Oficial

Facebook Oficial